¿Qué tipos de leche materna existen y cuáles son sus beneficios y diferencias?

22.12.2021

Todo lo que el bebé necesita para desarrollarse y crecer, lo contiene la leche materna y la cantidad y composición de la misma.


El cuerpo de la madre va cambiando y se va preparando poco a poco para que la producción de leche se ajuste a lo que necesita su bebé en todo momento.

Es por ello, que la leche materna puede clasificarse del siguiente modo:

4 tipos de leche materna


A la hora de dar el pecho existen 4 tipos de leche materna según el momento del parto y la etapa de desarrollo del bebé que pasamos a explicar a continuación: leche de pretérmino, el calostro, la leche de transición y la leche madura.


Leche materna de pretérmino


Este tipo de leche materna se produce en madres que han tenido un parto prematuro, motivo por el cual suelen producir este tipo de leche durante un periodo prolongado de tiempo.


Esta leche contiene bastantes proteínas, grasas, aminoácidos, vitaminas, minerales y sodio, pero menos lactosa que la leche madura, puesto que, el bebé, al ser inmaduro, necesita más proteínas para crecer. Así mismo, también contiene abundante lactoferrina y lgA.


Es esencial que los bebés inmaduros se alimenten con este tipo de leche materna, puesto que puede prevenir infinitas complicaciones, a parte de proteger al bebé de numerosas infecciones.


Cabe destacar, que muchas veces, si el bebé ha nacido con un peso inferior a 1500 gramos, además de la leche pretérmino, su alimentación tendrá que complementarse con nutrientes adicionales, como puede ser "fortificadores de leche materna", que lo que hacen es mejorar los índices de crecimiento, conservando los beneficios inmunológicos, metabólicos y vinculares.

El calostro

Este tipo de leche materna es un líquido amarillento que le ofrecerá al bebé todo lo que necesita, ya que es rica en proteínas, vitaminas y minerales, además de ser precursora de la leche materna.


Así mismo, actúa como un leve laxante para que el bebé vaya preparando su aparato digestivo a la hora de recibir la leche materna, preparándole para expulsar el meconio y ofreciéndole al bebé la oportunidad de ir generando anticuerpos para protegerse. Además, las vitaminas que ofrece ayudan al sistema inmunitario.


Cabe destacar que este tipo de leche materna es secretado por la glándula mamaria durante los últimos meses del embarazo y los cuatro días post parto.


La leche materna de transición


Este tipo de leche materna, tiene más grasa que las otras dos que mencionadas previamente, además de lactosa y vitaminas, por lo que aporta más calorías al bebé, adaptándose así, a las necesidades de este según va pasando el tiempo.


Ese tipo de leche materna se desarrolla entre el quinto y el décimo día después del parto. Generalmente entre el cuarto y sexto día, hay un cambio bastante considerable de la secreción de la leche.

La composición va variando hasta alcanzar la composición de la leche madura la cual pasamos a especificar a continuación.

La leche materna madura


Este tipo de leche, la leche madura, se expulsa por las glándulas mamarias sobre el décimo día post parto. Le aporta al bebé todo lo que necesita en relación a las sustancias nutritivas y las calorías para el buen desarrollo y crecimiento del bebé durante los seis meses de vida.


Es a partir de este momento cuando se puede aportar alimentación complementaria.

Las proteínas de este tipo de leche materna están compuestas de un 70% de proteína de suero y un 30% de caseína, una vitamina que permite al bebé digerirla mejor, ya que su contenido en caseína es más óptimo que el de la leche de vaca, aunque es más alta en grasas y carbohidratos que esta última.


Para que la concentración de vitaminas en la leche materna sea la adecuada para el niño en relación a los minerales y nutrientes de esta, no es tampoco un requisito imprescindible seguir una dieta específicamente pensada para tal efecto, salvo que un especialistas recomiende una nutrición específica para la madre en algunos casos particulares.


En resumen, sea cual sea el tipo de la leche materna, solo aporta beneficios al crecimiento y el desarrollo del bebé y conocer más sobre esta puede ayudar a un mejor desarrollo de tu bebe. Dependiendo de la etapa, el cuerpo de la madre desarrollará un tipo u otro de leche, creando así no solo un vínculo alimentario, sino un vínculo emocional muy importante entre ambos.


Si quieres saber más sobre la lactancia y nutrición durante el embarazo, no dudes en ponerte en contacto con nosotras. Estaremos encantadas de asesorarte sin ningún tipo de compromiso.