¿Qué es la lactancia materna y cuáles son las mejores posiciones para amamantar?

01.12.2021

¿Qué es la lactancia materna?

La lactancia es el proceso de alimentación al bebe recién nacido, en el que la madre genera leche inmediatamente después del parto, lo que significa que es el principal alimento para el bebe sobre todo de forma inmediata a su nacimiento. Y es que la lactancia materna es imprescindible para conseguir una adecuada nutrición para un bebé en sus primeros días de vida y su desarrollo durante los primeros meses.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la leche materna tiene los siguientes componentes, grasas, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales, factores anti-infecciones, factores bioactivos, que son fundamentales para el adecuado desarrollo de un niño.

Por ello, en el artículo de hoy os hablaremos sobre qué es la lactancia materna y cómo dar de comer a tu bebé para que puedas resolver todas tus dudas. ¡Comenzamos!

¿Cuánto y cómo dar de comer a mi bebé?

Para saber cómo alimentar a tu bebé en los primeros meses, la Asociación Española de Pediatría (AEPED) nos indica dos periodos de lactancia observados por esta teniendo en cuenta el tiempo del bebe.

  • De 0 a 6 meses: durante este periodo la leche de la madre será el único alimento del bebe principalmente durante los primeros días tras tener el parte de nacimiento, periodo en el cual la madre procesa el calostro (así se le llama a la primera leche dentro del segundo y tercer día del postparto, rica por sus nutrientes, proteínas y minerales). En este periodo y en esta fase es recomendable no poner horarios y que alimentes a tu bebe a demanda.

  • A partir de los 6 meses el bebe empezará a necesitar más alimento que solo la leche materna. Además, generalmente la intensidad a la que se iba dando leche anteriormente al bebé va bajando hasta reducirse a unas 5 veces al día.



Tanto la OMS como la AEPED, recomiendan mantener la lactancia hasta los 2 años, pero esto podrá depender de la madre como hemos comentado de forma inicial. Por ello, es importante tener en cuenta que el destete es decisión tanto de la madre como del bebé, no se puede hacer de manera inmediata. Tienes que ir bajando paulatinamente la cantidad de tomas hasta que el bebé no necesite mamar el pecho para comer. 

Consejos sobre lactancia materna

  • Es común y normal, que cuando estés dando de lactar, por el reflejo de eyección, la leche pueda salir y mancharte. Pero relájate, una buena herramienta es un colector de leche que recoge lo que por este reflejo puede salir del pecho contrario al que el bebé está mamando y puede compensarse sin problema alguno de forma rápida e indolora. Además, son un complemento muy bueno ya que te facilitan mucho a la hora de tener un pequeño banco de leche. Para ello, te recomendamos que guardes la leche en recipientes específicos para ello y sigas los siguientes consejos para conservar la leche del mejor modo.

  • Si ya cuentas con una dieta variada y equilibrada no necesitas desistir de ello. Manténla y, si fuese preciso y tu nutricionista así lo determina, puedes complementarla con vitaminas y/o suplementos que te ayuden durante la lactancia, aunque siempre bajo la supervisión de un asesor especializado en lactancia materna.

  • Hay momentos en los que la leche no sale como debería, y puede generar dolor a la madre. Es por ello, que es importante tener en cuenta la postura en la que te encuentras y das de comer al bebé (es mejor estar bien apoyada con la espalda y los brazos con el pezón orientado hacia el paladar del bebé) y también el entorno (evitar el estrés en la medida de lo posible). Si ves que el amamantamiento sigue siendo doloroso, cambie de postura hasta que ya no sientas ni tengas dolor y si no lo consigues, acude a tu asesora de lactancia.

  • El pecho funciona con la ley de la oferta y la demanda. Si el bebe demanda más leche y cada vez a una mayor velocidad, el pecho producirá más leche, o lo que es lo mismo, a mayor succión/extracción del bebé, más producción. El pecho no se vacía (no es como un vaso), sino todo lo contrario, es una fábrica en constante funcionamiento: cuanto más leche se demanda, más leche fabrica, es decir, se autorregula en función de la necesidad del bebé, aspecto al que se debe prestar especial atención y vigilancia durante todo el periodo de lactancia.

  • Si crees que tu bebe está hambriento y no ha pasado el tiempo necesario entre toma y toma, acércate y ofrécele el pecho. Si lo acepta, es porque estabas en lo correcto y si no, no pasa nada. El llanto es la forma de comunicarse del bebé, y muchas veces es complicado saber qué es lo que necesita.

  • Es importante tener control del peso del bebé, sobre todo en los primeros días. Si tu bebé tiene un buen agarre al pezón y come bien, extraerá toda la leche necesaria hasta que se quede saciado. Si estás con lactancia materna exclusiva y el bebé no aumenta de peso, continúa con tomas en periodos de tiempo más consecutivos y consulta con tu pediatra y asesora de lactancia, puede haber algo que mejorar en tu lactancia.

  • Es fundamental que, como madre lactante estés tranquila y relajada ya que esto ayudará a una mejor experiencia de la lactancia. Esto también parte de tu entorno y el ambiente en que te encuentras. Por ello, es importante tener espacios de tranquilidad para ti y tu bebé, para lograr que la experiencia de la lactancia sea fabulosa para ambos.

  • Como ya hemos comentado de forma previa, la lactancia nunca debe ser dolorosa por lo que te recomendamos que si es así, intentes cambiar de posición hasta que te sientas cómoda. La experiencia más frecuente a la hora de dar el pecho y que más abandonos supone, es el dolor, pero antes de abandonar, pide una valoración para que podamos ayudarte a mejorar la técnica y ver si hay algún otro condicionante.

Para un agarre correcto:

  • Activa el reflejo de búsqueda.

  • Comprueba un agarre asimétrico (se ve más areola por arriba que por abajo) y orienta el pezón hacia el paladar/nariz del bebé.

  • Mentón y nariz pegados al pecho.

  • Labios evertidos.

  • Alineación oreja-hombro-cadera del bebé.

  • Apoya la cabeza del bebé en tu antebrazo, no en el codo.

  • Vigila que no se escuchen chasquidos.

Lo importante es que tu te sientas bien, tranquila y a gusto, y en Monbébé somos especialistas en ello. Queremos formar parte de tu día a día en las diferentes etapas del embarazo para ser tu apoyo profesional en la comodidad de tu hogar y asesorarte en todo lo que precises. Te animamos a que nos contactes si tienes alguna duda sin ningún tipo de compromiso y te responderemos con la mayor brevedad posible.