¿Cómo, cuánto y cuándo abrigar a tu bebe?

08.01.2020

¿Cómo, cuándo y cuánto abrigar a tu bebé?

Pues bien, la respuesta es complicada. Realmente no hay que abrigar al bebé mucho más de lo que nos abrigamos a nosotros mismos aunque pueda darnos impresión de que así sea, porque podemos provocar justo lo contrario, acalorar al niño sin sentido, aunque esto dependerá de la época del año y los días o meses que tenga el bebé, entre otros factores.

Por ello, en el artículo de hoy queremos hablaros sobre cómo, cuánto y cuándo abrigar a vuestro bebé para resolver todas esas dudas razonables que suelen asaltarnos al momento de vestir a nuestro pequeño.

Abrigar a tu bebé: ¿cómo, cuánto y cuándo?

Existe la costumbre de abrigar a los bebés de más, y esto no es bueno tampoco; no hace falta abrigarlos tanto.

Es lógico pensarlo, ya que los bebés recién nacidos no tienen casi grasa y, además, su sistema de termorregulación no funciona al 100% todavía, ya que no se mueven, ni caminan... (es decir, no generan calor con el movimiento como los niños o adultos).

En el útero se encuentran a una temperatura en torno a los 37º la cual desciende hasta los 25º en el momento del nacimiento motivo por el cual es necesario darles calor al llegar al mundo.

Dada su inmadurez y escasa grasa subcutánea, hacen que les cueste más regular su temperatura, es decir, ganar o perder calor para mantener la temperatura corporal dentro de los rangos adecuados (entendiendo la temperatura corporal óptima y normal del bebé como la misma que en el adulto, 36,5º) en los 3 primeros meses de su vida.

Lo ideal sería que el bebé estuviera siempre abrigado con una capa más que nosotros (sin pasarnos) teniendo en cuenta siempre otros factores como por ejemplo si el niño va ir en el carrito para abrigarle en función de ello. Generalmente no suele darle tanto aire y no se escapa tanto el calor por lo que sería importante considerarlo a la hora de abrigar al bebé más o menos.

Cuando haga buen tiempo, lo ideal es tocar el cuello de los bebés para saber si están pasando calor o no. Esto es especialmente importante si el carrito lleva puesta la burbuja de plástico puesto que esto provoca efecto invernadero y el bebé puede pasar más calor de la cuenta. Nuestra recomendación es emplear este accesorio únicamente cuando llueva.

Por tanto, haciendo resumen de todo lo comentado sobre cómo, cuánto y cuándo abrigar a tu bebé, el exceso de abrigo también puede ser perjudicial y se deberían de tener en cuenta los siguientes factores y claves a la hora de poner abrigo a tu bebé:

  • Usar ropa holgada y de algodón en vez de lana. Si usamos lanas, que no estén directamente en contacto con la piel del bebé para que no le genere reacción a la piel.

  • Abrigar siempre en épocas (invierno u otoño) o zonas (montaña, etc.) en las que haga frío, la cabeza con un gorrito ya que pierden calor por esa zona.

  • Abrigar siempre con una capa más que nosotros (teniendo en cuenta el tejido, transpirabilidad y retención del calor para no excedernos).

  • No colocarlos cerca de una fuente directa de calor ni de frío.

  • Mantener la habitación del bebé entre los 20º y 26º grados cuando duerman en función de la época del año y sistema de climatización con el que cuentes.

  • Es normal que las extremidades (manos y pies principalmente) del bebé se queden fríos con respecto al resto de cuerpo por inmadurez del sistema circulatorio. No debemos dejar que esto nos lleve a abrigarlos en exceso por este motivo.

  • Cuando el bebé cumpla tres meses, ya ha ganado algo de grasa y por consiguiente, mantiene mejor la temperatura del cuerpo, por lo que necesitarán menos ropa. A esta edad, lo ideal sería que llevara el mismo abrigo más o menos que tú aunque siempre sería recomendable seguir manteniendo la regla de ponerle una capa más si fuese oportuno, aunque esto ya depende de los padres y de cuán frioleros sean (lógicamente, si el bebé tiene frío, pues le tendrás que poner algo de más, no todo el mundo pasa el mismo frío o el mismo calor). Ya cuando tu bebé camine (entre los 9 y los 17 meses), sí que deberán llevar ropa de abrigo similar a la que usamos nosotros.

Como ves, es fundamental mantener una temperatura adecuada de tu bebé en todo momento para mejorar su bienestar. Este tipo de factores unidos, una adecuada alimentación del bebé y el cuidado de su salud de forma integral, garantizarán el adecuado desarrollo de tu pequeño.

Si estás buscando profesionales especializados en el mundo de la maternidad para mejorar la calidad de vida de bebé, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te asesoramos y orientaremos en todo lo que necesites sin ningún tipo de compromiso.