4 Ejercicios de respiración para niños de fisioterapia

26.05.2021

Enseñar a los más pequeños a ser conscientes de su respiración, haciendo los ejercicios de respiración para niños tiene numerosas ventajas para el resto de su vida.

El objetivo de los ejercicios de respiración para niños es reducir el trabajo respiratorio mejorando la oxigenación y aumentando la función respiratoria.

Generalmente dependerá de cada tipo de paciente y su edad, ya que no se realizan si el niño aún es muy pequeño. De todos modos suele ser conveniente su realización al menos una vez al día, siempre bajo supervisión, control y prescripción por parte de un especialista.

Los ejercicios de respiración para niños, entre muchos otros beneficios, nos permiten controlar mucho mejor sus emociones, su capacidad de atención e incluso la capacidad de focalización. Incluso con la correcta técnica de respiración para niños, se consigue que se sientan mucho más relajados puesto que toman más conciencia de su cuerpo, logrando incluso progresar en sus procesos comunicativos.

A continuación, os recomendamos 4 de los mejores ejercicios de respiración para niños, recuerda que siempre deben de estar supervisados por un médico especialista, y que debes consultar según cada caso:

3. Pedir al niño que coloque los labios como si se fuese a silbar. A medida que se va soltando el aire lentamente, los músculos abdominales se contraen de nuevo volviendo a la posición de inicio.
La manera de comprobar si los ejercicios de respiración para niños de este tipo están bien hechos, es cuando sin hinchar los carrillos se produce un sonido agudo similar a un silbido.

1. Pedir al niño que coloque los labios como si fuera a soplar una vela o un silbato. Puedes hacerlo mediante juegos para que sea más sencillo, de tal manera que pensaran que están jugando. 

2. Intentar que el pequeño cierre la boca y respire lentamente por la nariz. Luego, probar que el niño exhale o espire despacio con los labios entreabiertos. La exhalación debe ser dos veces más que la inspiración. 

3. Pedir al niño que coloque los labios como si se fuese a silbar. A medida que se va soltando el aire lentamente, los músculos abdominales se contraen de nuevo volviendo a la posición de inicio.
La manera de comprobar si los ejercicios de respiración para niños de este tipo están bien hechos, es cuando sin hinchar los carrillos se produce un sonido agudo similar a un silbido.

  • Respiración con los labios fruncidos

1. Sentar al niño con las rodillas flexionadas y con las manos sobre el abdomen, de esta forma él mismo podrá sentir la respiración.

2. Lograr que el pequeño Inhale profundamente por la nariz intentando que mantengan la boca cerrada y elevando las manos a medida que el abdomen se agranda.

3. Pedir al niño que coloque los labios como si se fuese a silbar. A medida que se va soltando el aire lentamente, los músculos abdominales se contraen de nuevo volviendo a la posición de inicio.
La manera de comprobar si los ejercicios de respiración para niños de este tipo están bien hechos, es cuando sin hinchar los carrillos se produce un sonido agudo similar a un silbido.

1. Colocar las manos sobre la zona del tórax aplicando una presión moderada. 

2. Inspirar o inhalar profundamente mientras que el tórax del pequeño se expande contra la presión de las manos.

3. Intentar que el pequeño mantenga durante unos segundos la máxima inspiración posible y posteriormente que comience a espirar el aire lentamente.

4. Al final de la exhalación o espiración, realizar una ligera vibración sobre el área con las manos. De esta forma habrá realizado a la perfección los ejercicios de respiración para bebés.

  • Ejercicio con espirometría incentivada

1. Sentar al niño sobre una cama, camilla o silla y dispón el espirómetro en posición vertical. El espirómetro se usa para medir la cantidad de aire que pueden retener los pulmones de los niños. Mide el volumen de aire y la velocidad del flujo de aire, es decir de inhalación y exhalación.

2. Fijar los labios fuertemente alrededor de la boquilla del espirómetro de modo que no entre aire entre boca y boquilla. Es recomendable hacerlo mediante un juego para que a los niños les resulte más sencillo y se lo tomen más enserio.

3. Colocar el espirómetro en la posición de flujo adecuada, por norma general se posiciona en un nivel inferior. 

4. Conseguir que el niño realice una inspiración lo más profunda posible intentando que éste eleve el marcador del espirómetro hasta alcanzar su nivel superior manteniéndolo en ese nivel el mayor tiempo posible.

5. Concluido el proceso de inspiración o inhalación, el niño deberá expulsar la boquilla del espirómetro y soltar el aire por la boca o nariz. Una vez terminado el proceso es importante que el niño tosa.

Consejos para la realizar los ejercicios de respiración para niños

Sabemos que estos ejercicios respiratorios para niños requieren de mucha paciencia, y por eso os damos algunos consejos que pueden ser útiles:

  • Explicar al pequeño cómo soltar las flemas en un pañuelo, esto es de gran utilidad para la realización de los ejercicios de respiración para niños.

  • Al enseñarle cómo sonarse la nariz, explicarle que primero debe realizarlo presionando primero una fosa nasal para dejar libre la salida de la otra y viceversa. Así evitamos que la fuerza al sonarse provoque que ascienda el moco a los senos nasales y a los oídos donde da origen a cuadros de otitis medias.

  • Si tiene dolor de oídos, ponle la palma de la mano caliente sobre la oreja alrededor de unos diez o quince minutos. A continuación, notarás cómo circula el calor de la mano al oído y el llanto desconsolado del niño se calmará. Esto ayudará a que el niño se relaje y pueda dormir mucho más tranquilo.

  • Para que expulse las flemas, partiendo del esternón y con los pulgares, realiza pequeñas presiones siguiendo la línea de las clavículas hasta los hombros. También puedes rodear con firmeza el pecho del bebé con una mano a cada lado, realizando un movimiento de vibración.


Juegos para mejorar las técnicas de respiración para niños:

  • Jugar a aspirar por la nariz, es una fácil forma de que el niño imite y realice la misma acción limpiando de forma inconsciente las zonas respiratorias altas.

  • Inflar globos: inflar globos es una gran manera de formar al niño antes de llevar a cabo algunas técnicas y/o ejercicios de fisioterapia respiratoria. Además, también es un ejercicio que pueden practicar 2 o 3 veces al día siempre bajo control. También se pueden emplear instrumentos de aire como la flauta y/o matasuegras.

  • Soplar velas: soplar una vela, es otra gran manera de formar al niño antes de llevar a cabo algunas técnicas o ejercicios de fisioterapia respiratoria. Posteriormente, también supone un buen ejercicio a realizar. Para ello, se deben realizar inspiraciones lentas y espiraciones largas, fuertes y prolongadas con los labios fruncidos.

Aparte de todas las recomendaciones anteriores de juegos y ejercicios respiratorios para niños hay muchos otros entretenimientos con técnicas de respiratorio para niños que pueden servir.

Como mencionamos en reiteradas oportunidades, es imprescindible rodearse de buenos profesionales y especialistas para que lleven un seguimiento del crecimiento del niño y dar las mejores recomendaciones en cada caso.

En Monbebe contamos con un equipo excelente que podrá darte apoyo en fisioterapia respiratoria de bebés, además de otros servicios de maternidad y pediatría.

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotras sin compromiso y estaremos encantadas de resolver cualquier inquietud.

Disfruta de todos los momentos de la maternidad y el crecimiento de tu pequeño, con la ayuda de los profesionales más comprometidos.